¿Está el WWF favoreciendo el crimen?

2000

A principios de febrero los medios de comunicación dieron un shock excepcional a todos los finlandeses amigos de la naturaleza. Como el golpe fue dado desde una dirección inesperada, resultó particularmente inquietante. El WWF (World Wildlife Fund; Fondo Mundial para la Naturaleza) internacional había anunciado que Finlandia era el país de segundo mejor país de la Unión Europea en materia forestal.

Suiza estaba primero, y al último Estonia y Letonia.

Sabemos que la política forestal de Finlandia es la mayor catástrofe ambiental de la nueva Europa — el resultado de la deforestación masiva hecha siglos atrás. Nuestros bosques, que se extienden por 200.000 kilómetros cuadrados, han sido completamente arrasados luego de las guerras mundiales; nuestras reservas de madera ahora se cuentan entre 50 a 70 metros cúbicos sólidos por hectárea: en otras palabras, apenas más del diez por ciento de la cantidad completa natural (400-500 metros por hectárea).

La mayor parte de los denominados bosques en Finlandia consisten ya sea en claros nuevos y desnudos que en invierno no pueden ser imaginados aparte de un campo, o en viveros que consisten la mayoría en árboles tan gruesos como una muñeca. Parches de bosques se destacan en nuestro paisaje como penachos y pequeñas islas. También están desapareciendo a una velocidad inconcebible, mientras las máquinas cosechadoras abren cientos de nuevos sitios cada día.

Nada comparable tiene lugar en ningún otro país europeo (¡alabados sean todos los dioses por eso!). Entre 1986 y 1998, personalmente hice inventarios de bosques que cubrían miles de kilómetros a través de la mayoría de los países europeos, así que estoy más que familiarizado con la situación en Europa. (En Finlandia, entre 1948 y 1999, hice inventarios que abarcaban decenas de miles de kilómetros de bosques en casi 250 condados). En la mayoría de los países europeos — particularmente Alemania — la cobertura de bosques es casi virgen, aunque en parte proviene de plantaciones antiguas que han sido manipuladas por algún tiempo. Estonia y Letonia (como Lituania) tienen los más abrumadoramente fabulosos e inviolados bosques vírgenes.

He preguntado a Timo Tanninen, el Secretario principal del WWF en Finlandia, acerca de esta declaración pública — debido a que la información del WWF sobre Finlandia proviene de fuentes finlandesas — pero no he recibido ninguna respuesta clara. Para explicar cosas, Tanninen me envió 135 páginas en inglés, que terminaron directamente en la papelera (¡¿cómo podría ocurrírsele a alguien que un amigo de la naturaleza y un protector de los bosques nacido en Häme sabría siquiera una palabra de inglés?!); también incluía un folleto finlandés de una página que no tenía sentido alguno. El folleto hablaba sobre excelente silvicultura, y la pequeña área de bosques preservados en Finlandia.

El WWF y su sección finlandesa deberían estar conscientes de que la ‘silvicultura’ es una acción humana que es exactamente lo contrario de proteger. Independientemente de cualquier terminología eufemística, significa talar bosques: por lo tanto, la silvicultura es claramente un (archi)enemigo del conservacionismo. Declaraciones sobre diferentes métodos de talado — es decir, de arrasar con el bosque— no debería ser asunto del WWF.

El WWF posiblemente no puede ignorar el hecho de que la industria forestal está usando su posición en la guerra de los medios de comunicación como una manera de ocultar de los compradores europeos de madera, la total devastación de los bosques finlandeses. ¿O el WWF, en la absolutamente corrupta Finlandia y Europa, se ha convertido en una rama de la industria forestal, una organización criminal?

Ninguna contracción se ha hecho con respecto a esta detestable declaración. La situación es amarga para un amigo de la naturaleza como yo, que apoyó la sección finlandesa del WWF cuando se fundó, que ha fomentado que muchos emprendan una campaña ardua, que ha sido parte de su consejo administrativo durante mucho tiempo y que siempre ha financiado sus campañas con una gran parte de sus ingresos personales — siempre , es decir, hasta ahora.